Saltar al contenido

Cómo tributan las criptomonedas

Las criptodivisas han pasado a formar parte del mundo financiero al ser un activo muy versátil y sencillo de utilizar. Debido a ello, cada vez son más los usuarios que tienden a emplearlas en transacciones de todo tipo, incluso adquiriéndolas como una forma de inversión. Su uso ha derivado en la creación de nuevas directrices por parte de los entes gubernamentales.

El Ministerio de Hacienda, en España, ha sido uno de los principales promotores de leyes que engloban el uso de las criptomonedas. En el año 2018, fueron implementadas nuevas normas en torno a ellas, especialmente en el ámbito tributario. Si quieres conocer un poco más sobre el tema, atento a lo siguiente.

Hacienda y el uso de criptomonedas

Todas las personas que efectuaron algún tipo de transacción empleando criptodivisas habrán recibido una notificación por parte de la Dirección General de Tributos de España. En ella se expresa que los beneficios obtenidos a través de esos intercambios financieros se encuentran sujetos a IRPF.

Es un mensaje que recibirán solo aquellas personas que han concretado ventas utilizando una criptomoneda. Es una condición que hasta el momento no es aplicada para los usuarios que efectúan compras con el activo financiero. Sin embargo, todo poseedor de él debe mencionarlo a Hacienda y especificar su cantidad y uso.

La incorporación del ente Estatal no es una medida al azar, fue llevada a cabo pensando en prevenir la fuga de capitales en España. Así mismo, pretende evitar todo tipo de actividades ilegales, entre las cuales pueden incluirse el lavado de dinero o compra de productos prohibidos por el estado.

Cómo llevar a cabo la declaración de criptomonedas

Las criptodivisas son consideradas por hacienda como un activo intangible, es decir, no tiene presencia o uso más allá de los espacios virtuales. Igualmente, la agencia tributaria ha especificado que todos los activos intangibles deberán ser declarados cuando se han convertido en Euros.

De esa forma, las operaciones donde existan aumentos de patrimonio u obtención de beneficios personales, deberán ser expuestas ante el Estado. Las transacciones restantes de compra y venta no necesitan ser informadas a Hacienda, gozando del beneficio de ser exhortadas del pago de IVA.

Te puede interesar
Cómo gastar menos

Existen diferentes opciones para tributar los movimientos financieros donde hayas utilizado un criptoactivo. Entre ellas tienden a encontrarse las siguientes:

Declarar por beneficio

Cuando la persona física ha decidido realizar una inversión en criptomonedas, será necesario que tribute las ganancias en la declaración de la Renta. La manera de lograrlo es añadiéndolas a los beneficios patrimoniales de la base imponible del ahorro. Tendrás que indicar que tus criptomonedas han otorgado ganancias y las debes señalar.

Después, pagarás el impuesto de acuerdo a los beneficios que has obtenido y el monto final luego de consignar, siendo de la siguiente forma:

  • Será 19% cuando la base imponible se ubica entre 0 y 6.000 euros.
  • Será 23% cuando la base imponible es superior a 50.000 euros.

Las acciones de compra y venta de monedas virtuales o la adquisición de criptodivisas empleando una criptomoneda, deben cumplir la norma como corresponde. Se produce del mismo modo en el que se consignan los fondos de inversión o las acciones realizadas en la bolsa. Serán tributadas como un beneficio o una pérdida de patrimonio.

Declaración de cambio de un criptoactivo a otro

Es muy común que en las transacciones con criptomonedas se lleven a cabo los cambios de divisas digitales, siendo una acción recurrente al poseer un monedero virtual. Las operaciones de intercambio de un activo de ese tipo por otro serán consideradas como una permuta, encontrándose sujeta a las leyes tributarias.

Cuando una persona física ha adquirido un criptoactivo y ha efectuado una operación de cambio para obtener otro diferente, será necesario que declare el suceso. Se produce inclusive en los casos donde no se presencien pérdidas o beneficios en las monedas tangibles, como el euro.

Es requerido informar sobre la operación, ya que el intercambio de los activos puede llevar a la modificación del estado de un patrimonio personal. Al ser alterados los ingresos patrimoniales, ya sea de modo positivo o negativo, deben ser consignados de modo correcto ante los entes gubernamentales.

Te puede interesar
Foreign Exchange Trading Made Easy

Declaración como producto de criptodivisas

Los generadores de criptoactivos, también conocidos como “mineros”, tendrán la obligación de tributar sus ganancias ante la Dirección General de Tributos de España. Es un oficio que, si quieres llevarlo a cabo legalmente, tendrás que haberte dado de alta en la Seguridad Social. De igual modo, tienes que tener el alta del Impuesto de Actividades Económicas.

La generación de criptomonedas es un acto financiero que provee beneficios y pérdidas de frecuentemente, las cuales deben ser declaradas. Por ello, has de informarlo ante el IRPF y establecerlo como rendimiento económico. No existe actividad financiera que lleve a cabo modificaciones en el patrimonio personal que no sean declaradas.

¿Qué ocurre si no tributas los beneficios obtenidos con criptomonedas?

En caso de que realices transacciones en las que hayas adquirido ganancias personales para tu patrimonio y no consignes, podrás estar cometiendo una infracción. La gravedad de la falta dependerá de dinero habrá sido utilizado en la transacción, pudiendo acarrear desde sanciones leves hasta muy graves.

En caso de que el resultado de la tributación sea de pago y entidad gubernamental no ha requerido al usuario, aunque se presente a efectuar la retribución, deberá abonar. El porcentaje constituye un recargo porcentual de acuerdo a la demora de la consignación, en ese aspecto constituirá lo siguiente:

boton ver ofertas 1
  • Se pagará un 5% adicional del monto total si la declaración se produce con un retraso de 3 meses.
  • Se pagará un 15% adicional de total a declarar en caso de que la dilación sea de hasta 12 meses.
  • Cuando el retraso es superior a un año, será necesario que la persona física abone un 20% del monto total a compadecer ante Hacienda.
Configuración