Saltar al contenido

Salva tu empresa: vías para mejorar la productividad en tiempos de crisis

La economía española, al igual que la de muchos países, se ha visto afectada por la emergencia sanitaria que se atraviesa a nivel mundial. La misma ha sumergido a los distintos sectores económicos en un deterioro general ocasionado por la paralización de las actividades en una gran proporción.

Las empresas, al encontrarse en esta situación deben procurar mejorar su productividad, logrando así amortiguar los riesgos derivados de la crisis. Para ellas, la mejor forma de mejorar su crecimiento y sus ganancias es obteniendo una buena productividad empresarial.

Por eso, en este artículo te enseñaremos los medios de impulsar la productividad en tu empresa.

Estrategias para mejorar la productividad en las empresas 

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) ha colaborado estableciendo un conjunto de estrategias para ayudar a modernizar el tejido productivo. Ellas toman en cuenta los cambios y transformaciones que se producirán en la economía mediana y largo plazo debido al covid-19. 

Es por ello que, a pesar de ser necesario conservar y proteger el sistema de producción existente, estas estrategias se centran en un enfoque proactivo a futuro. Dicho enfoque se preocupa por apoyar a los sectores deteriorados en sus esfuerzos por recuperarse. 

También contribuye en la adaptación de estos sectores a los cambios producidos por la crisis de forma anticipada a ellos. Algunas de estas estrategias se conocerán a continuación.

Modelo de relación más digital

Es necesario adaptar y transformar la economía para poder afrontar esta crisis y las siguientes, encargándose de los riesgos que puedan aparecer a futuro. Una buena alternativa para lograr esto es desarrollar un modelo de relación más digital.

Este modelo no es más que una adaptación a las modificaciones y avances que ya se ven en la sociedad. Tal es el caso del e-commerce, la educación virtual o a distancia y el teletrabajo, actividades que ya se han vuelto parte del día a día. Esto vuelve necesario facilitar el acceso a las tecnologías a través de distintas tácticas:

  • Se vuelve primordial el esfuerzo por mejorar el acceso y la cobertura de las redes de telecomunicaciones. Esto supone poner en práctica, políticas y regulaciones que permitan modernizar las infraestructuras de las redes ya existentes y a su vez desplegar unas nuevas.
  • Promover el uso de nuevas soluciones y medidas avanzadas como la educación a distancia, el teletrabajo, comercio electrónico y telemedicina. Adaptarse a estas medidas, ayudaría a la sostenibilidad de las empresas.
  • Contar con seguridad en la red que proteja los datos y las transacciones de los ciudadanos. De esta forma, se ayuda a generar cierta confianza en ellos que no los haga dudar sobre utilizar o no los medos digitales.
  • Procurar cerrar la brecha digital existente entre diferentes variables como la edad, la capacidad económica o el estado de salud. Se entiende también como la distancia existente entre diferentes grupos sociales en lo que respecta al acceso a internet.

Intensificar y potenciar estratégicamente las actividades I+D+I

La I+D+I (investigación, desarrollo e innovación) representa un en cada país. Constituye una pieza central en el aumento de la productividad, el crecimiento económico y la competitividad empresarial.

Para lograr potenciar estas actividades se debe facilitar las cooperaciones y colaboraciones entre el sector público (Organismos de investigación, Universidades, Centros Tecnológicos) y privado. Es así como se obtiene un mayor nivel de inversión de parte de ambos actores. 

Así mismo no se pueden dejar atrás a las Pymes a pesar de que la mayor inversión en innovación sea realizada por las grandes empresas. Es a su vez necesario revisar las estrategias de tecnología e innovación con las que cuenta España, buscando que se adapten a la nueva realidad. 

Modernizar y adaptar la economía

Las transformaciones llevan a la adaptación y evolución. La economía española no se debe quedar atrás en lo que respecta a la transformación que vivirá próximamente. Por ello se debe procurar adaptarla a 5-10 años. Esto se puede lograr tomando las siguientes medidas:

  • Reactivar la industria, a través de estrategias la refuercen y que permitan obtener un crecimiento en el PIB.
  • Continuar con la transición energética, procurando favorecer la descarbonización y fomentar las energías renovables.
  • Reestructurar las políticas de empleo, intentando dar la máxima satisfacción al mercado laboral y mejorando la empleabilidad de personas trabajadoras.
  • Desarrollar una estrategia de financiamiento que permita hacer frente al impacto que tiene la crisis en los sectores deteriorados.
  • Tomar las medidas necesarias para contar con una base legal que trasmita confianza y seguridad jurídica para atraer inversiones.

Fortalecimiento del tejido empresarial

Prepararse para el futuro también supone fortalecer el tejido empresarial el cual está integrado mayoritariamente por pymes y la industria local estratégica. Se vuelve necesario tomar medidas que entre ellas se fortalezcan para afrontar las futuras crisis. Las medidas deben concordar con las prioridades existentes en la economía.

Aunque las crisis significan caos y cambios, en muchas ocasiones son una gran oportunidad a nivel empresarial de innovar, transformarse y adaptarse, mejorando así la productividad. Algunas de las medidas que pueden tomar las empresas para aumentar la productividad son:

  • Contar con actuaciones con respecto a la industria energética, apoyando los proyectos de eficiencia y de energías renovables.
  • Invertir tiempo y dinero en el desarrollo de nuevos productos y servicios.
  • Flexibilizar la cadena de suministros, logrando tener una mayor visibilidad en toda la cadena y disminuyendo los riesgos
  • Impulsar los procesos de digitalización e inversión tecnológica.

Aprovecha las oportunidades, la tecnología es tu amiga.

Para las empresas, del tamaño que sean, la digitalización supone un factor muy importante en el crecimiento de su productividad.  En esto radica lo imprescindible de que todas dediquen recursos a la inversión tecnológica y a digitalizar los procesos que se realizan de forma tradicional. La inversión permite la reducción de costos no solo en los procesos productivos sino también financieros y administrativos. 

A la vez, la digitalización facilita que los empleados sean más eficientes en la ejecución de actividades asignadas. Es decir, es también capaz de acelerar los procesos y dejar tiempo libre para la capacitación del recurso humano.

Te puede interesar
Diferencias entre finanzas y economía
Configuración